Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

[ENTREVISTA] ¿Qué retos tiene la educación superior en Colombia?

26/03/2019

​[ENTREVISTA]  ¿Qué retos tiene la educación superior en Colombia? En la última edición de CONTACTO, Carola Hernández, profesora asociada y experta en educación, nos da su reflexión.

"Necesitamos currículos más innovadores y centrados en el estudiante"


Es física uniandina, apasionada por la educación, y tiene más de 20 años de experiencia acompañando innovaciones pedagógicas en la educación superior. Llegó para poner su experiencia en juego al acompañar uno de los proyectos más ambiciosos de la Facultad de Ingeniería: la reforma curricular. La nueva profesora asociada de la Decanatura de Ingeniería, PhD. en Ciencia y Tecnología de la Universidad de Aalborg (Dinamarca), conversó con CONTACTO sobre sus intereses académicos, la importancia de los currículos interdisciplinarios y las necesidades educativas de los futuros ingenieros.


​​

CONTACTO: ¿Cuando nace el interés por la educación habiéndose formado como física?


Carola Hernández: Cuando estudiaba mi pregrado, empecé a darme cuenta que la mayoría de los estudiantes de física eran infelices por múltiples razones: la estructura de los cursos, la dificultad para entender los ejercicios o la muchas veces conflictiva relación con los profesores. Esa problemática me impulsó a realizar una Maestría en Educación donde empece a trabajar en innovaciones sobre el curso de física que enseñaba en la universidad, y así comprendí que es la forma en la que enseñamos las ciencias básicas y los prejuicios que sobre éstas aún existen, los que impiden y dificultan el éxito de los estudiantes en el aprendizaje.


Luego volví a estudiar una maestría en Física y aunque sabía que me estaba formando para ser una investigadora, me preguntaba: ¿por qué en las carreras de ciencias básicas no vemos cursos sobre cómo hacer investigación como tuve que hacerlo en las áreas de ciencias sociales? Ese tipo de reflexiones me fue llevando cada vez más a interesarme por la educación en las ciencias básicas, pero a nivel universitario.


CONTACTO: ¿Qué proyectos educativos ha liderado desde entonces?


CH: Entre 2003 y 2004 participe en la elaboración de los Estándares Básicos de Competencias de Ciencias que es el documento de política pública que orienta la educación del país en el área de ciencias naturales para básica y media. Cuando terminé mi posgrado en educación, empece a trabajar en diferentes proyectos del Centro de Investigación y Formación en Educación (CIFE) -hoy Facultad de Educación- mientras continuaba con las innovaciones en mi curso de física. Eso me llevo a apoyar innovaciones en los CBU ofrecidos por el CIFE y luego asesoré innovaciones pedagógicas para Administración y Derecho en algunos cursos muy concretos. Durante mi tesis doctoral analice las posibilidades y retos de un currículo basado en el aprendizaje basado en problemas orientado por proyectos (PO-PBL) para favorecer el aprendizaje de fisica en la universidad.


Y en 2014, desde el CIFE dirigí la Maestría en Educación que estaba en proceso de implementación de un currículo PO-PBL, muy apoyado en el uso de TIC, lo que nos llevó a desarrollar con un equipo de profesores de otras facultades un ambicioso proyecto de formación regional para profesores de colegios con metodologías de aprendizaje híbrido.


CONTACTO: ¿Qué retos tiene la educación superior en Colombia?


CH: Yo creo que el reto más grande está en que los profesores actualicemos nuestra visión de qué es aprender. Necesitamos una educación centrada en el estudiante, es decir, que se ocupe de permitir al estudiante hacer cuando esta con nosotros los profesores, así sabemos cómo interactúa, los materiales que usa y los trabajos que produce para retrolimentar y apoyar su aprendizaje. Es una visión muy distinta de los contenidos disciplinares o centrados en el profesor. Ese cambio todavía genera polémica, porque los profesores necesitamos entender nuestro nuevo rol hacia ser guías.


CONTACTO: Además del componente técnico, ¿qué otras habilidades deben desarrollar los futuros profesionales?


CH: Creo que tanto profesores como estudiantes deben desarrollar competencias y habilidades blandas como el trabajo en equipo, porque los estudiantes nunca lo sabrán hacer si los profesores no lo hacen. Muchos profesores se caracterizan por ser altamente reflexivos en sus disciplinas, pero no promueven la reflexión en sus estudiantes. Siempre hemos tenido una evaluación de producto, pero lo importante en el aprendizaje es el proceso. Un ejemplo ilustrativo son las evaluaciones: educar no es entregar el parcial calificado, debemos impulsar la evaluación formativa que es decirle al estudiante en qué está fallando y cómo podría mejorar.


CONTACTO: ¿En qué momento debe realizarse una reforma curricular? ¿Qué aspectos deben tenerse en cuenta?


CH: Los currículos responden a varias preguntas: ¿quién es nuestro ideal de sujeto educado?, ¿qué hacemos para educarlo? y ¿qué acciones tomamos para que ese ideal se materialice en horarios, materias, procesos y evaluaciones? En ese sentido, una reforma curricular nace en el momento en el cual lo que estamos haciendo no es suficiente para que ese sujeto que educamos pueda vivir plenamente en su contexto y responder a los retos que allí se le generan.


Tengo dos ejemplos, el primero es que los currículos estan muy fragmentados por disciplinas, nuestra Facultad no es la excepción, y eso lleva a que los planes de estudio evidencian esa especialización y eso está bien en cierto sentido, pero se queda corto porque los problemas del siglo XXI no se solucionan de esa manera sino con un conocimiento más interdisciplinar.


El otro ejemplo, es el reto que implica enseñarles a generaciones que usan cada vez más la tecnología. Una pregunta recurrente para los estudiantes en la actualidad es: ¿qué me da el profesor que no me da el libro? Como educadores necesitamos reflexionar sobre la forma en que enseñamos la ingeniería entendiendo que ya no es solo la información, sino qué puedo hacer con ella para generar nuevas interacciones y experiencias en el estudiante.


Por eso, las reformas curriculares son complejas y requiere que tengamos en cuenta muchos aspectos: académicos, técnicos, administrativos. Para mi tal vez lo más importante es que un grupo importante de profesores se vea involucrado en las discusiones que determinan lo que se reformará dado que somos nosotros quienes terminamos llevando al día a día estos cambios.


CONTACTO: En el caso de la Facultad de Ingeniería, ¿cómo se está gestionando este proceso?


CH: Desde la Decanatura se han venido realizando diferentes acciones, hay un comité amplio donde participan directores de departamento pero también dos o tres profesores de cada carrera. En este comité se han presentado y discutido temas de reflexión sobre por qué pensar en una reforma, qué hacemos bien y qué podemos mejorar, dónde y cómo nuestros planes de estudio permiten desarrollar competencias, cuáles. También hemos recibido visitantes de otras unidades de la universidad que aportan a este proceso como la presentación de los cambios en los CBU, la relación con la Facultad de Ciencias para los cursos del ciclo básico, los modelos de riesgo de deserción, el desarrollo de competencias éticas a través del currículo, los cambios en los indicadores de la acreditación ABET, etc.


De este comité van orientaciones para generar estas discusiones hacia los comites de cada programa y desde sus respuestas seguimos la conversación. Al inicio del año cada departamento llevaba un ritmo distinto en este proceso, yo creo que nos hemos movido a ver que podemos armonizarnos un poco más y responder como facultad, no solo como departamentos, a este reto. Y en la medida que como profesores nos alineamos con la conversación es posible entrar en modo reforma, ya que si los cambios son importantes tomarán un tiempo también importante.  


CONTACTO: ¿Qué otros proyectos asesora en la Facultad?


CH: Me encuentro trabajando en el proyecto de la creación de la Maestría y Doctorado en Innovación Tecnológica que esta a cargo de la Escuela de Posgrados e Investigación de la Facultad en conjunto con profesores de las Facultades de Administración y Diseño. Estos programas son multidisciplinares y tienen un currículo de PO-PBL aprendizaje basado en problemas para que los profesionales que ingresen a ellos aprendan como gestionar la innovación en sus organizaciones. El otro tema en el que me encuentro trabajando es en el curso de Proyecto Multidisciplinario de Diseño en Ingeniería -PMDI- que ha sido una experiencia muy positiva para que los estudiantes en equipos multidisciplinarios aporten a construir proyectos con impacto social en entornos diversos.


Consulte la edición completa de Revista Contacto en el siguiente enlace.