Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Regulación de nanomateriales: clave para ingreso de Colombia a la OCDE

16/04/2017

​.​

Ingeniería Eléctrica y Electrónica / 21 de marzo de 2017


Colombia se encuentra en proceso de adhesión a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), institución conformada por 35 países cuya misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo, así como fomentar prácticas fiscales y financieras adecuadas.


Si bien entre los aspectos estratégicos en los que trabaja la OCDE se encuentran la cooperación bilateral, el desarrollo y la consolidación de buenas prácticas de gobernanza pública; un tema de suma importancia es el que tiene que ver con los avances en ciencia, tecnología e innovación en relación con las políticas e iniciativas públicas que permitan regular el uso de sustancias químicas industriales como los nanomateriales.



En la hoja de ruta trazada que permita que Colombia logre ingresar a esta organización global de buenas prácticas, más de 200 comités en áreas como la economía, el comercio, la ciencia, el empleo, la educación y los mercados financieros, deben dar su visto bueno. De ellos, 23 comités examinan únicamente las políticas públicas, avances y reglamentaciones de sustancias químicas de uso industrial.


Para Pablo Vieira, coordinador del proceso de adhesión de Colombia a la OCDE, "el país ha avanzado mucho en desarrollar un marco reglamentario que permita el manejo adecuado de sustancias químicas y de métodos de ensayo que sean más rigurosos", proceso que se encuentra incorporado en un documento CONPES para la gestión de sustancias químicas de uso industrial que en los próximos meses se convertirá en una política pública.


"Colombia es líder en la región en promover avances en términos de restablecimiento, regulación e investigación en nanomateriales y otras sustancias químicas de uso industrial", menciona Vieira, "lo que demuestra el interés del Gobierno en adaptarse a los estándares establecidos en otros países miembros de la OCDE". 


En ese sentido, en el país se han implementado estrategias de investigación que permitan un correcto manejo de este tipo de sustancias como: pruebas de inocuidad, métodos de ensayo, cooperación sobre programas regulatorios, nanotoxicología y cooperación sobre medición de la exposición humana a estos materiales.


Para Alba Álvila, investigadora y docente del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad de los Andes, "hay un debate en el gremio académico y científico sobre la clasificación de los nanomateriales como una sustancia química y de su tratamiento en procesos como el manejo de desechos, la seguridad industrial y la protección del medio ambiente", proceso que, según la docente, "aún no está definido en Colombia".


Workshop de nanotecnología: un paso más cerca


Con el ánimo de encontrar soluciones e impulsar políticas de manejo seguro de nanomateriales, se realizó en Uniandes, el pasado 14 y 15 de febrero, el 'Colombia-Us Workshop On Nanotechnology', encuentro que congregó a expertos de la academia, industria y gobierno a trabajar en los retos del escalamiento de esta tecnología. ​

 
 

Este encuentro buscaba propiciar una relación con los organismos de estandarización nacionales e internacionales, fortalecer las capacidades en técnicas de caracterización y establecer las necesidades en la implementación de protocolos de manejo seguro de nanomateriales. "Es un esfuerzo conjunto por reunir a las instituciones e investigadores que trabajan con nanotecnología y que pueden ayudar a generar redes de cooperación entre varios países", afirma la profesora Ávila.


Uno de los principales aliados de Colombia en su proceso de avanzar en campos como la ciencia y tecnología es el Gobierno de los Estados Unidos, quién a través de su embajada en Colombia, ha promovido espacios de intercambio científico y de relación entre academia e industria.


Para John Fennerty, consejero económico de la Embajada de Estados Unidos en Colombia, "la oportunidad de intercambio de conocimientos técnicos impulsa nuevos esfuerzos en la investigación que pueden traer resultados positivos como información relevante en la interacción entre los humanos y las nanopartículas lo que puede darles herramientas más precisas a las empresas para incorporar en sus protocolos de seguridad".


Precisamente, este taller sirvió para conocer las investigaciones más recientes que se han llevado a cabo en otros países sobre el manejo adecuado de este tipo de sustancias. Es el caso de la experiencia de la Dra. Tsai Candace, investigadora de la Universidad Estatal de Colorado en Estados Unidos, quien ha trabajado en las áreas de evaluación a la exposición ocupacional y ambiental, prácticas de higiene ocupacional, controles de ingeniería, y efectos biológicos asociados con la exposición a nanomateriales.


En la misma línea ha trabajado la Dra. Debra L. Kaiser, quien es directora del Programa Técnico, Materiales Avanzados y Nanopartículas y Medio Ambiente, Salud y Seguridad (NanoEHS) y fue jefe de la División de Cerámicas en el Laboratorio de Medición de Materiales NIST, cuyas investigaciones han logrado hallar el equilibrio entre seguridad industrial y aprovechamiento de los beneficios de la nanotecnología en la salud.


"Mi trabajo en los últimos años ha estado enfocado en realizar pruebas preclínicas de eficacia y toxicidad de nanopartículas para el tratamiento del cáncer y en ese proceso se han proporcionado métodos avanzados de medición fisicoquímica, estándares y datos sobre las nanopartículas relevantes", menciona Kaiser.


El trabajo del NIST ha sido de gran importancia en la búsqueda de la consolidación de un desarrollo científico en nanotecnología que contribuya al avance de la industria y la medicina bajo estándares de seguridad y que sirva de referencia para las investigaciones que sobre la materia se realicen en Colombia. "Sin que exista un marco regulatorio definido, ya se han creado lineamientos de precaución y aplicativos de reconocimientos que protejan el recurso humano para que esta tecnología se realice en espacios seguros para el investigador", menciona la profesora Ávila.


En ese aspecto, la docente del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica desarrolló junto con el estudiante de doctorado Fernando Pastrana y el profesor Felipe Muñoz del Departamento de Ingeniería Química, una aplicación llamada 'Nano Risk App' que es un importante insumo para el investigador en la evaluación de riesgos de nanomateriales. ​La aplicación estima el riesgo a cuatro niveles (bajo, medio, alto y muy alto) para el riesgo del nanomaterial y la probabilidad de ser expuesto al material. Luego recomienda medidas para contener el riesgo aplicando prácticas de ingeniería (sistema de ventilación controlada, gabinete de bioseguridad y guantera).​ Para conocer más información sobre la aplicación haga clic en el siguiente link.​


Por otro lado, un gran reto que enfrenta esta tecnología es la relación entre industria y consumidor frente al producto que está adquiriendo, proceso que ha trabajado el Dr. Alexander Little, como líder del Grupo de Investigación de Nanofabricación del NIST. "Cuando un individuo adquiere un producto desarrollado con esta tecnología es importante que conozca, por un lado, que ese objeto es realmente el que requiere y que satisfará su necesidad y por otro, que es un producto seguro", menciona el científico. Por tal motivo, el management de las industrias con los clientes cada vez toma más importancia.


Finalmente, el workshop permitió identificar los principales retos del desarrollo y regulación de la nanotecnología en el país, conocer de primera mano los procesos que han llevado comunidades científicas de otros países y dar insumos al Gobierno Nacional para el diseño de lineamientos y protocolos de acción que se trabajen desde el ámbito público y que le permitan al país mejorar sus políticas en la materia para facilitar su adhesión a la OCDE.


Con este tipo de iniciativas en la cual laboratorios colombianos tienen la oportunidad de presentar y demostrar sus capacidades en caracterización de nanomateriales, el país se abre paso a un desarrollo mancomunado de sus capacidades en ciencia y tecnología a escala nano cuyos avances serán presentados en un próximo workshop que acogerá la Universidad del Valle, en Cali. ​​