Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

[ENTREVISTA] De frente a la innovación colombiana

06/09/2019

​[ENTREVISTA] De frente a la innovación colombiana. Conozca más detalles de la maestría y doctorado en Gestión de la Innovación Tecnológica.

​Este año el Ministerio de Educación aprobó el registro calificado para la Maestría y el Doctorado en Gestión de la Innovación Tecnológica: dos programas de posgrado que integrarán los esfuerzos de las facultades de Administración, Arquitectura y Diseño e Ingeniería para generar investigación de impacto con la industria. Esta sinergia será conocida como el ‘Nodo de Innovación’ uniandina. ¿Cuál es su apuesta y qué mensaje tienen para los empresarios? Esto fue lo que nos dijeron los profesores detrás de la iniciativa.


(De izq. a der.) Juan Carlos Briceño, Rafael Vesga, Miguel Navarro Sanint, David Bigio, Oscar Álvarez, Jorge Hernández y Juan Carlos Cruz

CONTACTO: ¿Cómo nació el Nodo de Innovación y en qué se diferencia de otras iniciativas de innovación uniandinas?


Juan Carlos Briceño (Director de la Escuela de Posgrado e Investigación de la Facultad de Ingeniería): El Nodo nació de la preocupación de los decanos de Ingeniería y de Administración de acercarnos como Universidad a los problemas del país. Ha habido varias iteraciones e intentos de esa relación con la industria, pero lo característico del Nodo es el enfoque transdisciplinario a las soluciones; se proyecta como una iniciativa de largo plazo, sostenible y que espera involucrar progresivamente al resto de la comunidad uniandina.


Rafael Vesga (Profesional distinguido de la Facultad de Administración): A todos los que estamos aquí nos gusta trabajar con empresas afuera, le damos una relevancia a eso. Cuando uno mira las cosas desde esa perspectiva, esas distancias internas de la universidad no existen para los empresarios, ellos no piensan en una disciplina, sino en su problema, en quién les ayuda. El avance empieza cuando entendemos que esas divisiones internas no importan tanto.


Óscar Álvarez (Profesor asociado del Departamento de Ingeniería Química): Nació primero la idea del posgrado y esto llevó al Nodo. Recordando de donde soy, en Valledupar hacen una especie decarnaval. Todos empiezan en su barrio, haciendo las fiestas por su lado, pero al final se encuentran en un  punto medio. Así pasó aquí: cada uno quería hacer innovación y llegamos al mismo punto, que es el Nodo.


Jorge Hernández (Profesor distinguido de la Facultad de Administración): Los mismos profesores nos hablábamos de hace mucho tiempo por el trabajo desde Innovandes. Cuando nació la maestría y el doctorado, ya no había que convencernos. Seguir aislados no es para donde debe ir la cosa.


CONTACTO: ¿De dónde surge la necesidad de diseñar una maestría y un doctorado en Gestión de la Innovación Tecnológica con una pedagogía disruptiva?


 J.C.B.: Una cosa que acordamos desde el comienzo, desde el punto de vista curricular, fue no poner cada Facultad un curso y unir, y ya. Fue pensar qué necesitaban las empresas que la persona supiera, qué formación tuviera, qué habilidades, competencias, y de ahí devolverse a hacer el contenido curricular. La profesora Carola Hernández, experta en Aprendizaje Basado en Proyectos, fue fundamental para lograrlo.


Miguel Navarro Sanint (Profesor asistente de la Facultad de Arquitectura y Diseño): Lo que sí hay en común en las tres disciplinas es el aprendizaje a través de proyectos o problemas. En este programa no se le dice al estudiante lo que hay que hacer, no es deductivo. El estudiante aprende a través de su proyecto, ese que surge del problema específico que expone la empresa.


R.V.: Esto representa un rompimiento, pero a la larga no tanto. Esto es muy importante para los profesores: el hecho de prestar atención a las necesidades de las organizaciones, no tiene que tener efectos negativos sobre sus publicaciones académicas. Por el contrario, la experiencia de universidades como Aalborg o la Politécnica de Valencia muestra que el acceso privilegiado a los dilemas que enfrentan las organizaciones es la mejor fuente de ideas y evidencia para lograr artículos académicos en las clasificaciones más altas.


CONTACTO: ¿Existía esto en Colombia? ¿Quiénes mandan la parada a nivel regional o mundial?


Juan Carlos Cruz (Profesor asistente del Departamento de Ingeniería Biomédica): A nivel Colombia solo hay tres doctorados más, uno en la Pontificia Bolivariana de Medellín, otro entre las Universidades Autónomas de Manizales, Bucaramanga y de Occidente en Cali y el último en la Universidad de Caldas. Maestrías si hay muchas más. Pero ninguna de las propuestas integra tres Facultades como lo está proponiendo Los Andes. Incluso a nivel internacional estamos siendo pioneros con esta apuesta, esto considerando que la mayoría de programas se encuentran fundamentalmente ligadas a las escuelas de negocios, lo que sugiere un foco en el empleo de herramientas de Administración.
 

CONTACTO: ¿Cuál es el ingrediente principal que le aporta cada disciplina a estos programas?


J.C.B: En el nombre ‘Gestión de la Innovación Tecnológica’, nos sentimos todos identificados, cada uno ve lo que aporta. Innovación hay muchas formas de hacerla, que no necesariamente tienen que ver con tecnología, que es lo que aporta la Ingeniería.


M.N.: Separar innovación y diseño es muy difícil, porque aunque no todos los diseñadores hacen innovación, todas las personas que hacen innovación tienen que hacer algo de diseño. Aportamos la parte metodológica, que viene de una fusión entre las ciencias sociales y la ingeniería.


R.V.: Administración pone dos cosas muy claras: estrategia y gestión. ¿Qué tiene que ver con la estrategia con la tecnología y cómo organizarnos para que esto ocurra?


CONTACTO: Este es un paso en firme para consolidar el triángulo Universidad-Empresa-Estado. ¿Cuál sería el mensaje para el empresario que nos lee?


David Bigio (Profesional distinguido de la Facultad de Ingeniería): Hemos recibido la validación de los empresarios desde el comienzo, porque los invitamos a que nos ayudarán a diseñar el programa. Cuando, a través de sus participantes en el programa, las empresas estén vinculadas, van a encontrarse con un hub, un club empresarial, en donde podrán apoyarse mutuamente, cuando naturalmente no lo harían.


R.V.: El papel de los empresarios es clave en el programa, al apoyar la participación de sus colaboradores como estudiantes del doctorado y la maestría. Los empresarios deberían imaginarse a sus colaboradores incrustados en la universidad, construyendo redes, conociendo lo que ocurre en las distintas facultades y en el ámbito nacional e internacional, y articulando estrategias de innovación. Las empresas no tendrán solamente unos estudiantes en formación, tendrán unas apuestas en marcha para apalancar sus estrategias innovadoras en las fortalezas de la universidad.


Descubra más sobre los programas en el siguiente enlace.